¿Cómo saber si tengo depresión?

En algún momento a lo largo de nuestra vida, todos nos sentimos tristes o miserables, pero normalmente estos sentimientos son pasajeros y desaparecen con el paso de los días. Sin dejar mayor huella en nuestro camino que la de un momento o etapa complicada tras su marcha, pueden tener una razón de ser o aparecer sin un motivo que justifique su presencia aparentemente.

Pero a veces el dolor, la pena y sus semejantes no desaparecen. En ocasiones, las áreas de la vida de una persona se ven tan afectadas que rompen lo que ésta estaba siendo o aspiraba a ser con el transcurrir del tiempo. Todo el mundo puede sentirse triste a veces, pero se dice que alguien sufre depresión cuando estos sentimientos no desaparecen rápidamente o empeoran tanto que interfieren con su rutina diaria y se convierten en un malestar permanente.

La Organización Mundial de la Salud define la depresión como un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. Datos de la Sociedad Española de Psiquiatría revelaron hace unos meses que alrededor del 10 y el 15% de la población tendrá alguna vez un cuadro depresivo a lo largo de toda su vida.

Señales de una posible depresión

Existen cinco clases distintas de síntomas: afectivos, motivacionales, cognitivos, conductuales y fisiológicos.

1. Síntomas afectivos. Este primer bloque se puede manifestar a través de sentimientos de culpabilidad, tristeza, vergüenza, cólera y/o ansiedad.

2. Síntomas motivacionales. En este apartado se ubican la pérdida de motivación, la dependencia de otras personas y la tendencia a la evitación de los problemas.

3. Síntomas cognitivos. Son múltiples y suelen ser muy llamativos. Entre ellos, se encuentran la indecisión, la percepción catastrófica de los problemas, una autocrítica excesiva y un pensamiento absolutista.

4. Síntomas conductuales. Evitación de los problemas, pasividad ante todo lo que ocurre y una deficiencia notable en las relaciones sociales. El individuo suele pensar que no le entienden, que es débil y que, por lo tanto, no debe mostrar su debilidad por vergüenza. Al final siente que tiene que esconderse y tiende a evitar a la gente, los problemas, y el mundo. Se autoexcluye.

5. Síntomas fisiológicos. Suelen ser alteraciones extremas del sueño: o la persona no duerme nada o duerme absolutamente todas las horas del día con el fin de evitar estar despierta. También pueden ser alteraciones del apetito: al individuo le da por no comer o por comérselo todo a causa de la ansiedad, bajando o subiendo drásticamente de peso. O puede haber alteraciones sexuales: o no quiere nada de sexo o lo único que quiere es paliar el problema que tiene tratando de encontrar satisfacción a través de esta vía.

También existen algunos síntomas físicos asociados a la depresión:

• Sensación de tensión interna

• Reducción del apetito y pérdida de peso

• Pérdida de interés sexual

• Cefaleas/Jaquecas

• Mareos

• Dolor de espalda

• Problemas para respirar

• Problemas de corazón

• Problemas gastrointestinales

• Dolor abdominal

En ocasiones, las personas que tienen depresión suelen reconocer primero algunos de estos síntomas físicos. Por lo que, si es tu caso, y detectas esos síntomas a tiempo, acude a un especialista, como yo, para tratar esta enfermedad a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.