Descubre cómo aumentar tu productividad

1. Define tu lista de tareas pendientes antes de comenzar un nuevo día

Una de las formas más efectivas de tener un día productivo, es hacer una lista de todas las tareas pendientes que deben realizarse al siguiente día. El ideal es que hagas esta lista un día antes, antes de dormir o al finalizar tu día laboral o en un rato de descanso que tengas. Otros prefieren hacer esta lista al iniciar el día, mientras desayunan o inmediatamente después de despertarse; no importa cuándo la hagas, lo importante es que nada más levantarte sepas qué es lo que debes hacer durante el día para que puedas organizarte mejor y así no perder el tiempo.

2. Realiza las tareas más pesadas al iniciar el día

Por lo general el momento del día más productivo o cuando más energía tienes, es en la mañana, cuando es preferible empezar el día haciendo ejercicio, tomando un buen desayuno o realizando meditación, por ejemplo. Hay que aprovechar tu máxima energía para realizar las tareas más pesadas o que más creatividad o esfuerzo requieren. Un error es usar estos momentos para leer y responder mails, pues cuando quieras hacer las tareas verdaderamente retadoras e importantes, te sentirás cansada o cansado, procrastinarás y terminarás tu día mucho más tarde de lo que habías previsto.

3. Elimina distracciones

Las distracciones son las mayores enemigas de la productividad. Hay que procurar ignorar todas aquellas cosas que realmente no necesiten de tu atención y enfocarse en las que no podrían salir bien si no te ocupas de tú mism@ de ellas. Ahora vivimos en una época digital donde predomina el teletrabajo, es fácil distraerse con más cosas, como tareas del hogar, pláticas de familiares, preparar de comer, etc. Y si de lo contrario, estás en una oficina, tal vez sea tu celular o las redes sociales lo que te distraen tu atención. Por lo que es muy importante saber identificar cuáles son tus mayores distracciones y definir de qué te puedes ocupar antes de iniciar o al terminar tu jornada laboral. Poniendo esta pauta en práctica te aseguro que comenzarás a dedicarle tiempo sólo a lo verdaderamente importante.

4. Ten pequeños descansos diarios

Intenta buscar pequeños ratos de descanso en tu día laboral, ya que si sólo te centras en sacar el trabajo adelante esto puede empeorar tu productividad (siempre que la situación lo permita, claro). Para continuar siendo eficiente durante el día, es recomendable que trabajes por bloques de horas, que asignes algunos minutos para estirarte, caminar, salir a tomar aire fresco o prepararte un tentempié o bebida. Todo esto te ayudará a mantenerte enfocada y no perder el ritmo de trabajo y a aumentar tu productividad.

5. Define un horario para hacer ciertas tareas

Otra manera de aumentar la productividad y evitar la procrastinación, es asignar horarios para realizar algunas de las tareas diarias en tu día a día. Esto evitará que olvides tareas pendientes importantes, que se acumulen correos por revisar (por ejemplo), que mezcles actividades y te confundas, o que te sientas menos relajada. La idea es definir un horario en específico para hacer llamadas a clientes, para revisar tu correo electrónico, para leer noticias del sector en el que trabajas, etc. La idea es que mantengas tu día lo más organizado posible, en la medida en la que se pueda.

6. No pretendas hacer muchas cosas al mismo tiempo

El otro gran enemigo para la productividad, es el querer abarcar muchas cosas al mismo tiempo, lo que se conoce como “multitasking. Está comprobado que la productividad puede disminuir hasta un 40% cuando pretendes ocuparte de muchas cosas al mismo tiempo. Esto pasa porque al sentirte estresado, tu estado de ánimo disminuye, consumes más energía, te agotas y entonces gastas más tiempo en realizar las tareas conjuntamente que si las hicieras por separado. Deja de intentar hacer todo al mismo tiempo, enfócate en una sola tarea a la vez y verás que terminas tu día siendo mucho más productiva o productivo.

7. Procura dormir bien

Para que todas estas pautas de mejora de la productividad funcionen y tu día fluya correctamente, es necesario que tengas un buen descanso. De nada servirá querer aplicar estos consejos si te desvelas o te despiertas antes de tener entre 6-8 horas de sueño. Establece horarios, apégate a ellos y recuerda que el sueño reparador es necesario para mantenerte saludable.

Continúa preparándote y mejorando con más consejos que tenemos en nuestro blog, o contáctame para más y mejor información personalizada a ti y a tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.